Quien soy

quien-soy¿quién Eres Tú…?
Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios
éstos son hijos de Dios (Romanos 8:14).

Si usted le pregunta a la gente ¿Quién es usted?, la pregunta parece sencilla al igual que su respuesta pero en realidad no es
así.

Por ejemplo, si alguien me preguntara:

—,¿Quién es usted?

Yo podría contestar:

—Marcial Machacado.
—Me dirían no, ése es su nombre.

¿Quién es usted?
—Soy un colombiano.
—No, ésa es su nacionalidad.

¿Quién es usted?
—Soy médico.
—No, esa es su profesión.

También podría decir que mido uno sesenta y seis y describir mi aspecto físico, pero yo tampoco soy simplemente mis medidas y mi aspecto físico.

Si me cortaran brazos y piernas, seguiría siendo yo. Si me hicieran trasplante de corazón, riñones o hígado, seguiría siendo yo.

Si siguieras cortando trozos de mi cuerpo, quizás, en algún momento llegarías a mí, porque estoy en alguna parte de aquí.
Pero quien soy yo, es muchísimo más de lo que usted ve por fuera.

Casi siempre tenemos la tendencia a identificamos a nosotros mismos y a los demás por el aspecto fisico (alto, bajo, macizo, gordo, delgado).

Además, cuando se nos pide que nos identifiquemos respecto de nuestra fe solemos mencionar nuestra posición doctrinal (protestante, evangélico, calvinista, carismático…), o hablamos de nuestra preferencia congregacional o del rol que desempeñamos en la Iglesia.

Incluso el éxito, lo medimos de acuerdo a los aspectos materiales que podemos ver en las personas o en nosotros mismos.

Pero su quehacer no determina quién es usted; más bien su quehacer es determinado por quien es usted.

Esto es algo importante en lo referido a la madurez como persona y especialmente en la madurez cristiana.

Creo de todo corazón que tu esperanza de crecer, de tener sentido y realizarte como persona y como cristiano se fundamentan en que entienda quién eres tú específicamente… en que comprendas tu identidad en Cristo… en tu calidad de hijo de Dios.

La manera en que tú vivas tu vida será muy determinada por la comprensión de quien eres en Cristo.

¿Cuál es el espíritu que te guía? ¿Estás seguro que eres un hijo de Dios?

La Biblia dice en Juan 1:12 que “A todos los que recibieron a Cristo en su corazón, a los que creen en su Nombre, se les ha dado potestad de ser hechos hijos de Dios”.

A su vez Pablo dice en su carta a los Romanos en el capítulo 8

“Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de Cristo. Pero si Cristo vive en ustedes, el espíritu vive porque Dios los hace justos, aun cuando el cuerpo esté destinado a la muerte por causa del pecado. Y si el Espíritu de Dios que resucitó a Jesús vive en ustedes, el mismo que resucitó a Cristo dará nueva vida a sus cuerpos mortales por medio del Espíritu de Dios que vive en ustedes.”

No es necesario que le coloques máscaras a tu cuerpo mortal.
Lo que necesitas es que Dios, nuestro Señor te de nueva vida en Cristo.
Lo que necesitas no es una vida vieja disfrazada.
Más bien necesitas ser convertido en una nueva criatura; no ocultando lo sucio y lo pecaminoso, sino despojándote de todo aquello que te estorba para establecer una relación íntima, llena de amor y de gozo con el Dios de gloria.

Lo que necesitas no es una máscara que oculte tu vida destrozada. Lo que necesitas en realidad es una restauración, una renovación completa de tu vida que te de una nueva identidad como cristiano, y entonces podrás esconderte en Dios… entonces, tu escondedero será la Roca Eterna de los siglos, el Todopoderoso.

Así alcanzaras la plenitud en Cristo. Y Él evitará que vuelvas a caer en las obras de la carne, en los atributos carnales tratando de impresionar a los demás y a ti mismo.

En cambio te llenará de los frutos inefables del Espíritu Santo, como el Amor, el Gozo, la Paz, la Bondad, la Benignidad, la Fe, la Mansedumbre, la Templanza, la Paciencia… Y vivirás feliz, sin importar lo que haya a tu alrededor. Porque ahora no dependes de lo que hay a tu alrededor, sino de lo que hay dentro de ti.

¡Ahora dependes del Espíritu de Dios!

POR MARCIAL MACHACADO



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *