Nunca mires atras

no mires atrasDios comienza siempre con el final. Si sabes definir el final sabes por donde comenzar.Si no defines lo que quieres no sabes por donde comenzar. El que comienza sin saber a donde va a llegar, va a cualquier parte, y llegar a cualquier parte no es bueno porque pensamos que fue por suerte o casualidad, que Dios no lo hizo y que nosotros no hicimos nada. ¿Por qué concluyes tan rápido que Dios no quiere? Para concluir que el Señor no quiere darte algo primero debes chequear si has ido más allá de donde has llegado, debes ver si has orado lo suficiente, y si aún así la respuesta es no, será después. Dios no juega contigo, si Él lo prometió, lo cumplirá. Él toma en serio tu fe y no la defrauda.

Mientras oraba el Señor me dio una Palabra diciendo: Dile a mi pueblo que no retroceda, que no vuelvan atrás por nada. ¡No vuelvas atrás! Sigue adelante, cueste lo que cueste, creyéndole a Dios cada día por algo mejor para ti y los tuyos. La Palabra del Señor en Jeremías 7:23 dice: Mas esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y seré a vosotros por Dios, y vosotros me seréis por pueblo; y andad en todo camino que os mande, para que os vaya bien. Para que te vaya bien necesitas caminar por el camino que Dios te manda. El problema que muchas personas tienen es que quieren las bendiciones de Dios, más no las órdenes; tienen un Dios para pedir pero no para ofrecer; tienen un Dios para pedir pero no para obedecer. Dios tiene órdenes.

Regularmente la gente define las órdenes de Dios en 10 mandamientos. Pero, la definición de pecado que da la Biblia es saber haciendo lo bueno y no hacerlo. Cuando sabes como presentar un buen reporte y aún así no lo haces, es pecado. Cuando sabes que debes atender un cliente y no lo haces, es pecado. Dios tiene un mandato y es hacer lo bueno. Es decir, si sabes sacar 100 y sacas 90, estás pecando porque sabes sacar 100. El Señor dice que para que te vaya bien debes andar por el camino que Él te ha ordenado. Si sabes acatar las órdenes de Dios, Él te bendecirá grandemente. El camino del cristiano se hace mientras que obedece. Cada vez que tienes la oportunidad de elegir entre lo bueno y lo malo, elige lo bueno.

Aunque el resultado inmediato no sea el mejor, sigue obedeciendo, porque mientas sigas acatando las leyes de Dios llegarás al punto donde Él te quiere tener. Si tienes un negocio en el que debes pasar billetes por debajo de la mesa, déjalo. El camino a la obediencia es el más sencillo, simplemente decides obedecer y no hay más que hacer. Cuando empiezas a obedecer, comienzas a andar en un camino mejor, el que Dios te ordenó para que te vaya bien.

En el verso 24 la Palabra continúa diciendo: Y no oyeron ni inclinaron su oído; antes caminaron en sus propios consejos, en la dureza de su corazón malvado, y fueron hacia atrás y no hacia delante. Las personas deben ir hacia delante, no hacia atrás. Dios quiere que vayas hacia delante, no quiere a nadie caminando para atrás. Él nos puso los ojos adelante para que no caminemos hacia atrás. Por ejemplo, no puedes manera un carro viendo el espejo retrovisor a menos que desees retroceder. Cada vez que una persona ve hacia atrás, es la primera señal que da, que quiere volver atrás.

En Proverbios 30:30 la Biblia dice que el león no vuelve atrás por nada. Nosotros debemos ser como el león que siempre camina hacia delante. El problema de tu futuro reside en la mirada que vives haciendo al pasado. No vivas de la gloria pasada. ¿Por qué insistes en ver atrás? ¿Quieres volver? ¿Cuánta gente dice que quisieran volver a la época en que sus hijos estaban pequeños? ¿Cuánta gente desea volver a la época en que acababa de convertirse? En lo personal, yo no, estoy mejor así. Mi amor por Dios es superior al que un día tuve, ahora es sensato, objetivo y obediente.

Lo otro estaba cargado de emociones, era bonito más no efectivo. Puede que antes brincaras y cantaras aleluya, pero tu vida iba para atrás, hay quienes tienen la alabanza del cangrejo, alzan bien las manos pero no caminan para adelante, caminan para atrás. Cuando la gente mide que tan bien está en el Señor, lo hace midiendo que tanto se le quedan las escrituras. Dios bendice a los hacedores de las Escrituras, así qué, actúa conforme a la Palabra de Dios. Aunque no recuerdes donde queda un pasaje, se un hacedor de la Palabra.

Si las cosas en el pasado estuvieron malas, ¿Para qué volteas a ver atrás? ¿Cuándo tiempo más vas a pasar quejándote de que tus padres se divorciaron? Sal adelante en la vida, eso ya pasó. ¿Para que ir al pasado? No puedes regresar al pasado, solo puedes avanzar al futuro. Dios te da vida para avanzar. En el pasado sólo hay recuerdos ¿Qué puedes hacer en el pasado? Nada. La Biblia dice que la gloria postrera será mejor que la primera. No se sueña con el pasado, sólo se puede soñar con el futuro. Hay otras personas que no quieren que el futuro avance, no quieren llegar a ser viejitos, pero ¿por qué no? Pide llegar bien bendecido y los nietos estarán siempre en tu casa. Dice la Palabra: Para que vayan adelante.

Pero ellos se fueron para atrás. Cuando no obedeces a Dios sigues caminando pero no sabes hacia donde. Si no obedeces y te pones a adulterar y piensas que vas para adelante porque tienes dos o tres mujeres, vas para atrás. Mira la dirección que tomas y te darás cuenta que vas para atrás. Si obedeces a Dios, aunque parezca que todo va mal, sigue obedeciendo. Si es necesario llegar al punto de quedarte sin dinero, sigue obedeciendo, porque talvez ese es el punto en que Dios te va a levantar grandemente. Dios no deja sin bendición a los que le obedecen.

La Biblia dice que quites al impío y podrás gobernar. Si hay gente haciendo algo malo en tu trabajo despídelo, aunque sea el mejor que tengas, tu vas rumbo a tu bendición. No podemos retroceder, no podemos volver la vista atrás, la Biblia dice que no somos de los que retroceden. En Números 14:1-4 dice: Entonces toda la congregación gritó, y dio voces; y el pueblo lloró aquella noche. Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ¡Ojala muriéramos en la tierra de Egipto!

O en este desierto ojalá muriéramos! ¿Y por qué nos trae Jehová a esta tierra para caer a espada, y que nuestras mujeres y nuestros niños sean por presa? ¿No nos sería mejor volvernos a Egipto? Y decían el uno al otro: Designemos un capitán, y volvamos a Egipto. Pon atención al proceso. Cuando la gente es negativa primero comienza hablando mal de las cosas, después empieza a hablar mal de la gente, empieza hablar mal hasta de Dios, y por último piensa con quién hacer lo malo. Siempre que una persona quiere hacer lo malo, empieza a buscar quien lo acompañe.

El que hace lo malo siempre busca socios, porque él mismo sabe que es malo y se siente mal haciéndolo y necesita alguien para que se animen mutuamente. Quien anda mujereando siempre anda buscando quien mujerea con él; igual los que beben licor, buscan quien lo haga con ellos y a pesar de que saben que está mal y es feo, se dicen el uno al otro que está bueno. Igual estos, primero hablaron mal de la situación, después hablaron mal de sus líderes, siguieron hablando mal de Dios, y después dijeron busquemos un líder y nos regresamos mejor. A las personas generalmente les dan ganas de regresar porque no quieren enfrentar el desafío que tienen por delante. Pero el hecho que te dé miedo no justifica que vuelvas atrás, lo que justifica es que sigas adelante. www.cashluna.org



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *