Nadie me toco

max lucadoPor cinco años nadie me tocó.nadie. Ni una sola persona. Ni siquiera mi esposa, mis hijos, mis amigos. Nadie me tocaba.Me veían.Me hablabas sentía cariño en sus voces .Veía preocupación es sus ojos. Pero nunca sentí su toque. No lo había. Ni una sola vez. Nadie me toco.

Lo que es común para ustedes, yo lo anhelaba. Apretones de manos, calidos abrazos, una palmada en el hombro para felicitarme o llamarme la atención. Un beso en los labios, un beso en la mejilla. Todos fueron sacados de mi mundo.Nadie me toco . Nadie se tropezó conmigo , ¡ Que no hubiera dado yo para que alguien se tropezara conmigo!, que me apretujaran en la multitud , que mis hombros se rozaran con los de otro. Pero por cinco años eso no ocurrió.¿ Como podría ? ni siquiera se me permitía andar por las calles.

Yo era intocable , yo era leproso . Nadie me tocaba hasta hoy.

Un año durante la siega note que no podía sostener la guadaña con la misma firmeza.Tenia todos los dedos adormecidos, primero fue un dedo y después el otro.

Al terminar la temporada no sentía nada en las manos , había desaparecido la sensación. No dije nada a mi esposa pero ella sospechaba, Yo llevaba la mano contra mi cuerpo como ave herida.

Ese fue el principio del fin , mis manos sangraban sin que yo me diera cuenta . Me agache a ver a mi hija de 3 años a los ojos y acaricie su mejilla con la mano sana. Me enderece y mire a mi esposa , con mi mano buena toque la de ella y ella la mía . Seria nuestro toque final.

Cinco años han pasado y nadie me había tocado hasta ahora.

El Medico me miro , pero no me toco. Me miro la mano que ahora llevo envuelta en un trapo , no me dijo nada , solo extendió su mano señalándome la puerta , después de todo no podía hacer nada , Era un leproso y ese día perdí mi familia , granja, amigos , futuro … mi contacto con el mundo.

Mi esposa me vino a encontrar en la puerta de la ciudad con una bola de ropa, pan y monedas. No dijo nada , estaban también mis amigos.Lo que vi. en sus ojos fue el precursor de lo que he visto en todos los ojos desde entonces , compasión llena de temor.

Cuando yo Salía , ellos se alejaban. Su horror por mi enfermedad era mayor que su compasión , y , así , al igual que todo el mundo desde entonces , retroceden.

Cinco años de lepra me han dejado las manos retorcidas , me faltan varias falanges ,pedazos de mi oreja y de mi nariz. Las madres se cubren la cara al mirarme , los niños me señalan con el dedo y se quedan mirándome.

Estoy harto del dolor , de mi propio hedor , de dormir en una cueva de mi campanilla en el cuello para avisar mi presencia .Solo quise ver mi campo una vez mas, solo quería ver de lejos a mi familia una ultima vez mas , Salí de detrás del árbol donde estaba mirando y entonces me vieron . Gritaron , salieron corriendo menos ella , era mi hija , mucho mas crecida , se quedo mirándome sin entender, no podría asegurarlo pero creo que ella estaba buscando a su padre.

Esa mirada me Decidió ¡!! , fue temerario , fue un riesgo , pero después de todos si todos lo llamaban el Hijo de Dios ¿ Que podría perder ?.

Oculto detrás de una piedra lo vi descender de la colina.Multitudes le seguían. Espere a que estuviera a pocos pasos de donde yo estaba y entonces Salí.

– ¡ Maestro !

Se detuvo y me miro , al igual que docenas de otros. Un torrente de temor recorrió la multitud. Los brazos volaron para cubrir las caras. Los niños se agazaparon detrás de los padre. “ Leproso “ grito otro. De nuevo , no los culpo. Yo era una masa maltrecha de muerte. Pero casi no los oía. Casi no los veía. He visto mil veces su pánico . Sin embargo la compasión de El nunca la había contemplado. Todo el mundo retrocedió , excepto El. Entonces avanzo hacia mi .Hacia mí.

– Señor , tu puedes limpiarme , si quieres.

Si . El me hubiera limpiado con una sola de sus palabras . Si . Me podría haber sanado con una oración , pero no quedo satisfecho con hablarme. Se me acerco . Me toco . Hace cinco años que nadie me toco . Hasta hoy.

– Quiero … se limpio . Dijo con sus palabras .

Extendió su mano y me toco., se me acerco tanto , que pude sentir el calor de su aliento , pude ver la humedad de sus ojos , en un instante sentí calor donde no sentía nada , la energía lleno mi cuerpo como agua en un campo seco, sentí fuerza donde había atrofia , mi espalda se enderezo y mi cabeza se levanto.

Me mostré a mi esposa y la abrasé , levante a mi hija y la abrasé .Nunca olvidare al que atrevió a tocarme , podría haberme sanado con una palabra  , pero quería hacerme mas que sanarme , Quería darme honor , validarme . Imagínate , era indigno para el toque humano , sin embargo digno del toque de Dios.

La infección desapareció por el toque de Jesús.

La soledad , fue tratada por el toque de Jesús.

Jesús sana y toca lo intocable de este mundo .Jesús sana lo que nadie quiere tocar , Jesús sana lo incurable.

Fuente :  Max Lucado — del libro “ Como Jesús “  ( Mateo 8 : 3 )



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *