Enfoque

Muchas veces hemos podido tomar fotografías, no siempre son las mejores, esto no es porque el paisaje sea malo sino que nuestra forma de enfocar la cámara fue la incorrecta.

En la vida veremos todo negativo, si nuestra forma de ver las cosas y nuestro pensamiento es negativo, veremos todo positivo si nosotros somos positivos, todo depende del enfoque que tengamos.

El clima no debe determinar como nos ira en el día, pues que nos vaya bien o mal no depende del mismo sino de nuestra actitud.

ENFOCATE EN LO CORRECTO

Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo

Que no se ve es eterno.     2ª Corintios 4: 18

 

Nos fijamos muchas veces en los problemas que vemos y no en la fortaleza que Dios nos quiere dar porque no la vemos, nos  preocuparnos por las necesidades que tenemos por delante y nos olvidamos de la provisión de Dios que es ETERNA.

Para fijarse en lo que no se ve, hay que tener fe, en otras palabras confiar en que Dios si puede ayudarnos, para eso cada día debemos acercarnos mas a Él pues es ahí donde fortalecemos nuestra dependencia de Dios.

 

TEN UNA ACTITUD DIFERENTE

Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y *perfeccionador de nuestra fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la *derecha del trono de Dios.                                                                                                                                               Hebreos 12:2

 

Debemos poner la mirada en nuestro mayor ejemplo, Jesús que cuando estaba en la cruz del calvario no puso la mirada en la vergüenza que significaba estar colgado de un madero, muriendo como un delincuente, sino vio mas allá, sabia que después de eso estaría sentado a la derecha del trono de Dios, para tener un enfoque correcto debemos de tener una actitud diferente, no viendo el problema, ni las circunstancias que lo ocasionaron, sino ver que vendrá mas allá de la situación difícil que estamos atravesando, después de la tormenta viene la calma y después de la calma seguramente vendrá una bendición.

PON LA MIRADA EN LA META

Sigo avanzando hacia la meta para ganar el premio que Dios ofrece mediante su llamamiento celestial en Cristo Jesús.                                                                                                                                                     Filipenses 3: 14

 

Cuando no tenemos metas es fácil que desviemos nuestra mirada hacia lo que nos rodea, cuando alguien va  manejando un automóvil, esta concentrado en el camino y en llevar a aquellos que lo acompañan a un destino seguro, todo lo contrario a los que lo acompañan, pues ellos van viendo todo lo que les rodea; esto me recuerda también la etapa de deportista que viví,  nuestra mirada estaba fija en la meta, no en quienes nos apoyaban y quienes no. Alguien dijo esta frase: “estoy tan ocupado en resolver mis problemas que no tengo tiempo para ver los problemas de los demás” perdemos enfoque cuando no tenemos una meta, es ahí cuando comenzamos a ver las adversidades y no las oportunidades.

NO HAGAS CASO A LO QUE QUIERE LIMITARTE

Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida  para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.

Hechos 20:24

Hace algún tiempo salía bastante a caminar con mi papá, un problema que enfrentaba siempre eran los perros que salían a la orilla del camino a ladrar, mi papá siempre me decía: no les pongas atención, no les hagas caso, mientras mas te asustas, mas ladran, era justamente lo que sucedía, pero cuando comencé a practicar lo que él me enseño, las caminatas fueron mas divertidas; Pablo esta diciendo lo mismo en este versículo, no es que no tengamos dificultades sino que a esas dificultades no les prestemos mas atención de la que merecen. Si ponemos la mirada en las personas seguramente nos fallaran y terminaremos nuestra vida frustrados, si ponemos la mirada en los recursos en algún momento nos harán falta y estaremos angustiados, pongamos la mirada en Dios y por mas problemas que nos sucedan no les hagamos caso. Es ahí cuando podremos acabar nuestra carrera o llegar a nuestras metas con gozo.

Existen dos formas de llegar a la meta, angustiados, quejándonos de todo,  por poner la mirada en las dificultades y solamente seguir el camino, o poner la mirada en la meta, teniendo la esperanza que pronto llegaremos y disfrutar el camino.

CONCLUSION

Por la falta de enfoque muchas veces no logramos nuestras metas, es por ello que debemos poner nuestra mirada en lo correcto,  cuando vemos lo correcto automáticamente tenemos una actitud diferente a la de los demás, muchas personas en un país en el que todos tildan de malo han podido prosperar porque han puesto la mirada en lo positivo, los problemas pueden servir para detenernos o para crecer y seguir avanzando, todo depende de cuanta atención le pongamos a la dificultad. Dejemos de investigar la enfermedad y comencemos a investigar nuestra sanidad, dejemos de ver lo difícil del problema y comencemos a buscarle una solución, enfócate en lo que puedes resolver y deja que Dios se encargue del resto.

Dios nos ha creado a su imagen y semejanza, somos el reflejo de Dios en esta tierra, EL ES UN DIOS QUE NO CONOCE DERROTA, nos ha hecho más que vencedores, ¿por qué sentirnos derrotados?enfoque1



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *