El trabajo

trabajo“El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje haciendo con sus manos lo que es bueno” ( “algo útil”: versión Biblia de Jerusalén). (Efesios 4:28).
“Y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios, y trabajando con vuestras manos de la manera que os hemos mandado”…(1 Tesalonicenses 4:11) y en la versión de Jerusalén dice: “Y que ambicionéis vivir en tranquilidad, ocupándoos en vuestros asuntos, y trabajando con vuestras manos, como os lo tenemos ordenado, a fin de que viváis dignamente ante los de fuera y no necesites de nadie”

Varios puntos para destacar en estos pasajes, “Hay que trabajar en lo que es “bueno” o es “útil”, y “A la manera que nos fue mandado u ordenado” para “tranquilidad” y “dignidad con los de fuera” (el mundo).

Como cristianos un día fuimos llamados y salvados, salimos del mundo y del pecado y hemos sido hechos “hijos de Dios”, algunos de nosotros fuimos rescatados de los vicios, de la mentira, el engaño, del robo, del delito, de las drogas o de la prostitución..
Al convertirnos hay ciertos “trabajos y oficios” que no podemos conservar, y que debemos orar a Dios para encontrar la forma honesta de ganarnos la vida, un boxeador si se convierte no puede continuar boxeando ( rompiéndole la cara a su rival), una prostituta, un proxeneta o un traficante…El que robaba no puede continuar robando…El estafador que estafaba con sus productos no puede continuar haciéndolo.

El levantador de juego clandestino, o el que vivía del juego, o de la venta de licor, un desnudista, y otros artistas que tendrán que comenzar a “limpiar” sus repertorios, sus papeles o sus músicas y sus letras.
Muchas profesiones no son “compatibles” con la fe Cristiana, por ejemplo para reducirlo a lo más común y cotidiano, un creyente que tiene un negocio no puede vender licor o tabaco.

¿Porque? Porque lo que no es bueno para mi no lo es para nadie, y además sabemos el resultado de ciertas adicciones, además si algún cliente un día se convierte y Dios le liberta de sus adicciones ¿Como le explicaríamos que el propio “hermanito” le vendía esas cosas?….

Se suele argumentar que la fe es una cosa y los “negocios” son otra y algunos dicen que no hay que mezclar… Esto era una de las condiciones que Faraón le presentó a Moisés para dejar ir al pueblo Hebreo: “Id y servid a Jehová; Solamente queden vuestras ovejas y vuestras vacas….” Moisés le respondió : “Nuestros ganados irán también con nosotros, no quedará ni una pezuña…” (Éxodo 10:24- y 26)…El diablo siempre quiso “separar” los negocios y el trabajo de la fe, y es imposible…(Aunque muchos lo hagan)..

Autor: SErgio Gebel



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *