El proceso del amor

El proceso del amorMuchas veces confiamos en amor a primera vista, y despues de años de casados, bienen los grandes problemas y de ahi que hacer para separarse. Antes de llegar a eso les dejamos un tema de un libro de Alex Chiang.

Del Libro: Una bendición llamada sexo

¿Qué significan en el fondo estas palabras: esta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne? Alguna vez te has preguntado: ¿de qué nos enamoramos?, ¿cómo se produce el proceso de selección dentro de nosotros?

La facultad de psicología de una universidad muy conocida realizó un estudio tratando de responder a las preguntas del párrafo anterior. Después de entrevistar a muchas parejas, los investigadores llegaron a la siguiente conclusión: <nos enamoramos de una proyección de nosotros mismos>. Aclaremos este concepto. Gracias a Dios, no significa que nos enamoramos de una fotografía de nosotros mismos, eso sería narcisismo.

Pero, cuando yo encuentro a alguien que encarna mis anhelos más profundos, mis valores más íntimos, mis conceptos de lo bueno y lo malo, de lo bello y de lo feo, estoy frente a alguien que es una proyección de mi mismo, es muy probable que termine enamorado de esa persona.

Supongamos a manera de ejemplo que tú eres una persona superambiciosa, para ti la vida es dinero, dinero, y, si sobra tiempo, dinero también. Cuando tú encuentres a alguien tan ambicioso o más ambicioso que tú, esto despertará amor en ti. Resumiendo, cuando yo me encuentro a mi mismo en otra persona, eso desencadena el amor.

Este es el significado de las palabras hueso de mis huesos y carne de mi carne. Adán le dice a Eva <En ti yo me reconozco a mi mismo, la esencia de lo que yo soy. En ti yo veo mis propios huesos y mi propia carne>.

Él no dijo tu eres huesos de los huesos de no se quien o la carne de la carne de otro. Por el contrario, declara que Eva es una prolongación de la totalidad de su ser. ¡Qué sabiduría tiene la palabra de Dios! Este descubrimiento moderno ya se encontraba en la Biblia.
Si es cierto que nos enamoramos de una proyección de nosotros mismos, ello rompe el concepto tradicional de que polos opuesto se atraen. Esto funciona bien en el mundo de los metales, pero no el mundo de las personas.

En las cuestiones secundarias de la vida, podemos ser diferentes y hasta opuestos. Sin embargo, en los aspectos vitales de nuestra existencia tenemos que ser lo mas parecidos posibles.

Porque la conclusión natural sería, dime de quién te enamoras, y te diré quien eres, o dime quién fue capaz de despertar amor en ti, y te diré lo que hay en lo profundo de tu corazón. Yo puedo conocer mucho acerca de ti conociendo a la persona que tú amas. Conocer a la persona de la cual estás enamorado es como tomar una radiografía de tu ser interior.

Veamos una aplicación de esta verdad. A muchos les cuesta aplicar la enseñanza bíblica de no mantener relaciones sentimentales con personas que no tienen la misma experiencia de fe. Lo ven como una especie de racismo religioso, de desprecio, como si la persona no creyente fuera peor o inferior respecto del creyente.

¿Cómo reaccionamos cuando nuestra linda líder de alabanza se enamora de un chico no cristiano? Normalmente interpelamos a la chica cristiana y le decimos <¿cómo es posible que te enamores de ese muchacho? ¿No sabes que es primo de Lucifer, cuñado de Satanás, hijo del diablo?>. Al reaccionar así, pensamos que el problema lo tiene el lado no cristiano; pero, realmente el problema está en el lado cristiano.

Por el contrario, yo le diría a la joven cristiana: mira, no necesito que me describas al joven del cual estás enamorada. Debe de ser una excelente persona, seguro hasta es mejor que los jóvenes cristianos de la iglesia. Debe de ser así para que sus cualidades puedan compensar el hecho de no tener a Cristo como su Salvador y Señor personal y para que tú lo puedas amar. Pero, recuerda, cada uno se enamora de lo que uno es.

Si tú me dices que Dios es lo más importante de tu vida y tu experiencia con Jesucristo tu mayor tesoro, pero alguien que no tiene esa relación viva con Dios en Jesucristo es capaz de despertar amor en ti, eso me dice que para ti Dios no es tan importante como dices que es. No importa lo que digan tus palabras; tu corazón te traiciona y delata. Tal vez en el pasado tuviste una relación real con Jesucristo, pero hoy tu fe está en crisis.

En cambio, si yo digo que Dios es lo más importante de mi vida, ¿saben cuál va a ser la mujer que me va a volver loco? Aquella que ama a Dios tanto o más que yo. Cada uno atrae lo que uno es. Varones espirituales se enamoraran de mujeres espirituales. Mujeres superficiales atraen hombres superficiales.

Tomado del libro: Una bendición llamada sexo
Autor: Alex Chiang
Editorial: Puma
http://www.certezajoven.com.ar/materiales/material/index.htm



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *