Cuando las cosas salen como quisieramos

cuando las cosas salen como quisieramosExisten momentos en la vida en los que quisiéramos, no haber conocido a esa persona que nos lastimo, no haber hecho aquello que hoy nos tiene hundidos en problemas, pero con lamentarnos no resolvemos nada, lo que hicimos ya no lo podemos cambiar, lo que si podemos hacer es aprender a superar esas dificultades.

Recuerdo que de niños, mientras jugábamos con mi hermana se cortó la mano, lo que ella hizo fue irse a la sala y esconderse detrás de un sillón, tomarse la herida lo mas fuerte que pudiera para que no sangrara mas, llorar desesperada pero no busco ayuda, hasta que uno de mis tíos la encontró y le curó la herida.

Muchos de nosotros cuando somos heridos o lastimados, hacemos lo mismo, lloramos, sentimos el dolor, nos escondemos detrás de palabras como: “estoy bien gracias” “esto va pasar ya lo he superado antes” “el o ella se lo perdieron” como queriéndonos auto consolar, pero lo que debemos hacer es BUSCAR AYUDA; si mi casa se estuviera quemando, yo buscaría ayuda con los bomberos, no con la policía; por lo tanto cuando tengamos necesidades, problemas, dificultades busquemos ayuda primeramente en Dios, él ha prometido que cuando mas cargados y cansados nos sintamos, nos hará descansar, luego de buscar ayuda en Dios, debemos escuchar a aquellos amigos, pastores, lideres o nuestros padres que pueden darnos un consejo sano, maduro y basado en la palabra de Dios, este consejo debemos PONERLO EN PRÁCTICA.

Recordemos que una pena compartida es “media pena” no le demos mas vueltas al asunto, reconozcamos que tenemos un problema, busquemos ayuda y luchemos cada día por superarlo, no es un proceso fácil,  pero recordemos que TODO LO PODEMOS EN CRISTO QUE NOS FORTALECE.

Si lloras el problema va a pasar, si ríes el problema también va a pasar, aprendamos a tener una buena actitud ante las dificultades, NO HAY PROBLEMA TAN GRANDE QUE DIOS NO RESUELVA.

Ora Juntamente conmigo “Señor hoy entrego todas mis cargas en tus manos, sabes muy bien que yo solo no podre llevarlas pero con tu ayuda todo es posible, lléname de tu amor, porque así sanarán todas mis heridas, lléname de tu paz porque así podre vivir tranquilo y feliz, gracias porque sé que me escuchas y a su tiempo tu responderás, seguiré esperando y confiando en ti en el nombre de Jesús hoy me declaro libre y descanso en tus brazos, amén.”

QUE DIOS TE LLENE DE LA PAZ QUE SOBRE PASA TODO ENTENDIMIENTO Y TE DÉ LA FORTALEZA PARA SALIR DE CUALQUIER DIFICULTAD.

Bendiciones

Tu amigo y hermano Heber Aguilar.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *