Conocer lo que es Dios

conocer lo que es Dios“Porque se levantarán falsos Cristos, y falsos profetas, y harán GRANDES SEÑALES Y PRODIGIOS, de tal manera que engañarán, si fuera posible, aún a los escogidos” (Mateo 24:24).

“También hace GRANDES SEÑALES, de tal manera que aun hace descender fuego del cielo a la tierra delante de los hombres. Y engaña a los moradores de la tierra con las señales…” (Apocalipsis 13:13-14).

Estos pasajes se cumplen en nuestros días, eran advertencias acerca de no guiarnos por “señales” cuando se trata de las cosas de Dios, porque precisamente en los postreros días aparecerán en el mundo “movimientos espirituales” liderados por hombres que harán mercadería de la fe, que utilizaran la fe como fuente de ganancia, y en los cuales obrará un “poder engañoso”…”Por eso Dios les envía un poder engañoso, para que crean a la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia” (2 Tesalonicenses 2:10-12).

Milagros, sanidades, y prodigios, no son garantía de la verdad, ni tampoco significa que Dios esté en el asunto.

Se han movilizado multitudes yendo tras de algunos fenómenos en los últimos tiempos, lluvia de oro en algunas congregaciones, materialización de piedras preciosas, apariciones de ángeles, cantos de coros de ángeles, caídas al tocar una prenda, conversión de agua en vino, y otros.
A veces pienso ¿Que sucederá cuando se levante “un profeta” y haga descender fuego del cielo, como dice la Escritura?.

Y lo hará con una Biblia en la mano y en el nombre del Señor, sino como tratará de engañar a los escogidos, Jesús dijo: “Vendrán muchos en MI NOMBRE”…El problema es que no vendrán en nombre de satanás o de los demonios, usarán el nombre de Dios, de Jesús, usarán la Biblia, serán predicadores, profetas, o apóstoles.

El peor error del cristiano es moverse en lo emocional, guiarse por las multitudes, ir detrás de lo novedoso, de lo atrayente o lo espectacular.

¿Como saber?…¿Como conocer lo que es de Dios?.

El principal interés de Dios no es “entretenernos con espectáculos”, ni tampoco “regalarnos milagros” o producir “Circos de atracciones”, el quiere salvar nuestra alma de la condenación eterna, que nos volvamos a Dios, que nos arrepintamos de pecado, y luego cuando buscamos el “reino de Dios y su justicia” todo lo demás nos será añadido, milagros y maravillas son un medio y no un fin.

Y nunca olvidarnos que Jesús no nos dijo que los conoceríamos por sus dones, o por sus talentos, o por su popularidad, el dijo: “POR SUS FRUTOS LOS CONOCEREIS”.

“No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los Cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿No profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?.

Y entonces os declararé: Nunca os conocí, apartaos de mí, hacedores de maldad” (Mateo 7:21-23)… Y no dice que sus profecías fuesen falsas, o que los demonios no saliesen o que no fueran milagros genuinos…Y todo realizado en nombre del Señor.

Autor: Sergio Gebel



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *