Como predicar con exito

predicarEn lo personal, a mi me gusta que la gente escriba y estudie, pero hay un gran riesgo en eso porque la gente estudia la Palabra que recibe pero no cree. Cuando uno esta predicando un mensaje, la gente empieza a apuntarlo para estudiarlo después pero ya no lo cree en su corazón, cuando esto pasa la iglesia empieza a ser de estudiantes, pero eso no debe de ser así, la iglesia debe ser de creyentes.

No estudies a Dios, nunca vas a poder hacerlo. No puedes meter a Dios en una probeta para estudiarlo. Hoy en día Jesús no podría predicar en unas iglesias porque la gente no quiere oír de las flores del campo y de las aves del cielo, quieren saber quien es la bestia del Apocalipsis. Pero, no pienses en lo profundidad que tiene la Palabra para estudiarla, créela y deja que obre en tú corazón.

Cuando yo me inicie predicando me tope con muchas sorpresas de como hacerlo, y atendí a un tipo de escuela, empecé a tomar estudios de cómo predicar y hablar en público y cuando el tiempo paso la gente me dijo que yo violaba todas las reglas de cómo hablar en publico, y aprendí que para hablar en publico no hay una ley como tal.

Nosotros teníamos un grupo en el que se nos enseñaba como predicar, y ministrar y había un escrito que decía que debíamos apelar a la inteligencia y a los sentimientos de la gente. Pero, yo lo deje por un lado, y ore y le pedí al Señor que fuera el quien me diera la Palabra para predicar. El día de mi examen, predique un mensaje acerca de el patriarca José, este mensaje era muy corto, pero recuerdo que cuando yo terminé de predicar ese mensaje la gente estaba llorando y tocada por la unción del Espíritu Santo. Y prendí mi primer principio de cómo predicar. La primera cosa que uno debe tener es un mensaje que salga de la boca de Dios.

EL éxito de un predicador es como oye y no como habla. Si tu no eres bueno primero para escuchar a Dios, no puedes hablar a la gente. Si tu tomas tiempo para escuchar a Dios tendrás una Palabra dada por él para compartir a los demás.

Si tu quieres dar una bonita charla lee libros y repítelos delante de la gente. Pero, para eso mejor diles que libro leer, pero si tu quieres ser un predicador, entra en la presencia de Dios primero, para que Dios de el mensaje que tiene que dar a través de ti.

Un predicador es el que llega delante del que tiene el mensaje, lo oye y se lo va dar a quien lo tiene que dar. Pero, esta es la parte que la mayoría no cumple. Existe un tiempo en el que debes de tomar un mensaje para Dios.

El tipo de predicador prefabricado no funciona. Ustedes pueden poner cualquier canal de televisión cristiano en ingles o español, tu sabes que quien esta predicando conoce la palabra, pero si cambias de canal y ves otro sabes y conoces que ese predicador conoce al dueño de la Palabra que esta predicando.

Es imposible ser un predicador sin el Espíritu de Dios, si no conoces a quien te inspira no puedes tener la inspiración. Predicar es un asunto espiritual.

Tú tienes un espíritu que Dios puso dentro de ti y únicamente responde a principios espirituales. Si tu quieres tener una audiencia con sed de Dios, hazla con el tipo de mensaje que tu tienes. Tu haces la audiencia no la audiencia a ti. Si tu tienes un mensaje que tiene el Espíritu de Dios, el se manifiesta porque están conectados y tú estas dando una Palabra que al Espíritu le gusta. Si tu quieres ser un cantante exitoso canta lo que salió de la boca de Dios, otra cosa no le gusta.

No seas del tipo de predicador religioso que no acepta algo diferente. Por ejemplo, cuando el espíritu se manifiesta y hay milagros por todos lados, y hay un chiste, no te molestes sino que acéptalo. Yo estoy seguro que Jesús era bromista, los niños se acercaron a Jesús porque vieron una gracia en Él. Ellos no se acercaron a los escribas o los fariseos y no porque no tuvieran conocimiento sino porque les faltaba gracia.

Divierte y goza siendo un predicador. Jesús no sufría viendo salir demonios, el se divertía. La Biblia dicen en Lucas que cuando los 70 regresaron, lo hicieron con gozo y Jesús se regocijo porque Dios había escondido eso de los sabios y en tendidos, y lo había revelado a los que eras como niños. Un niño es una criatura que testifica y se pone a jugar. En una ocasión, en una cruzada de milagros había un niño de ocho años que no podía caminar y a su corta edad ya había sufrido 18 operaciones, ahora el niño ya camina. Cuando yo le pregunte que le paso. Que había sentido cuando fue sano me respondió: “Sentí ganas de ir al baño y me pare.” Así es un niño.

Te estoy hablando que puedes decir que no a un mensaje a causa de tu espiritualidad. En Panamá había una viejita que no podía caminar y le digo camine y ella salió corriendo y saltaba de felicidad y me abrazo y hasta bailo una cumbia cristiana para celebrar.

Cuando la gente ve que eres genuino ellos son genuinos. Cuando ven que tu tienes mascaras ellos también se las ponen. No hay razón para que te pongas una fachada de lo que no eres, porque sino cuando ministres a alguien esta persona también se va a esconder.

No hay mejor predicador que el genuino. Este es el que no tienen palabras rebuscadas o un todo de vos estudiado, es el que da un mensaje que esta saliendo del corazón.

El predicador de éxito no predica con la cabeza predica con el corazón. Deja salir lo que llevas dentro. Por estar deduciendo que va pensar toda la gente cundo hables pierdes lo genuino que eres.

En Venezuela pasaron dos jovencitos tartamudos, ellos no podían hablar bien. Y entonces ellos eran tartamudos y se dejaron de ver de niños, se encontraron en la fila de los testimonios hablando bien. Imagino lo importante que pudo haber sido para ellos. Uno le dice al otro “Yo ya hablo bien” y el otro dice: “yo también y quiero cantar” Después cuando empieza a cantar dice: “No se como sufro… “

Si quieres ser un predicador de éxito oye de dios. El predicador de éxito es alguien que oye más de lo que puede hablar. A mi no me gusta predicar todos los días porque tengo miedo de tenerme que inventar algo un día. A mi no me gusta la gente que dice que no hay profundidad en la palabra y el predicador movida por la presión que siente empieza a buscar el porque, no me gusta que la gente tenga que buscar algo para predicar.

El primer requisito para hablar algo de Dios es oír a Dios. Procura siempre tener el doble de la Palabra oída, que de palabra hablada.

La Palabra de Dios en el libro de Hechos en el capítulo tres encontramos un pasaje que narra la historia de un cojo que llevaban a la puerta del templo de la Hermosa para que pidiera limosna, este cojo vio a Pedro y a Juan esperando recibir algo de ellos, y Pedro junto con Juan le dijo: “No tengo oro ni plata, pero lo que tengo te doy”.

Da lo que tu tienes, no hay razón para que quieras ser como otro, descubre como eres y que es lo que tienes para dar. La gente que quiere ser como otro por que no ha descubierto como es.

A veces la gente quiere que uno valla a predicar un lugar, y que haga y de lo que ellos quieren. Yo soy muy claro en eso, a mi no me gusta que me digan que tengo que dar, yo no puedo dar lo que no tengo. Donde yo voy y la gente se pone a reír por que la unción los empieza a llenar, y algunos me critican por que no puedo terminar el mensaje, pero eso es lo que puedo dar. Cuando la gete empieza a reír, hay otros que se enojan, y soy yo quien se debería enojar porque no me dejan hablar, pero a mi no me molesta porque pienso que no tengo mayor honra que esa. No hay mayor honra para un predicador que la presencia de Dios lo acompañe. Cuando vallas a predicar a un lugar asegúrate que la presencia de Dios va contigo.

No pidas la unción de alguien más hasta que no descubra lo que tu tienes que dar. Un ministro de éxito es el que se siente seguro de lo que tiene para dar. Cuando empezó Casa de Dios, la unción se empezó a derramar desde el primer día, hubo gente que dudaba que era la presencia de Dios, es más hubo quienes me llamaron para decirme que la gente se me iba a ir. Pero, eso nunca paso.

Oye a Dios antes de hablar, se tu mismo para predicar. No imites a nadie se tú mismo. Si quieres imitar a Joe Rosa, no lo podrás hacer, él tiene gracia para predicar, pero si tu lo imitas parecerás un payaso porque nunca se te verá igual. Yo no entiendo por que la gente cambia su manera de ser para predicar no hay razón para hacerlo, se tu mismo, Dios te va a usar como eres.

Si vas a ser un ministro asegúrate que el poder de Dios te acompaña, pero más que eso asegúrate que se demuestre. Porque la Biblia dice que el poder de Dios se enseña. El que es de Dios sabe que la gente se consigue por la demostración del poder de Dios. Demuestra lo que tienes para dar pero que el evangelio porque hasta que usted no lo crees el evangelio entra por los ojos y los oídos.

Dios no unge cantos la unción se puede manifestar sin un coro por que Dios no unge cantos, Él unge personas. La presencia del Espíritu de Dios es lo más importante que hay. La demostración del Espíritu y poder de Dios es lo más importante.

No existe la escuela que te pueda enseñar a hablar de Dios cuando todo estén llenos del Espíritu Santo. No hay quien te enseñe a hablar del poder del Espíritu Santo, sólo Dios.

No hay nada que se le parezca a la unción del Espíritu Santo. Al principio donde quiera que me invitaban la gente decía que no tenía palabra porque el espíritu se derramaba. Pero, lo que yo tenía era obediencia porque no seguía hablando cuando Dios me decía que me callara. Que no te importe la opinión de la gente, demuestra tu obediencia, deja que el Espíritu de Dios se demuestre.

Jamás vas tener un rema de Dios sin pasar tiempo delante de Dios. La ley le fue dada a Moisés después de que el espíritu de Dios se movió. La palabra siempre va después de un tiempo de la presencia de Dios. Deja que tu gente pase tiempo en la palabra de Dios. En el día de Pentecostés primero cayo la gloria de Dios y después Pedro predicó. La Palabra que es de Dios se engendra en su misma presencia.

En 2 Corintios 11 hay un pasaje en el que Pablo reconoce que es tosco en la Palabra, peor no en el conocimiento. Un predicador de éxito debe tener contenido de Dios en lo que hablo.

No pienses que no te pasa nada cuando la presencia del Espíritu no se manifiesta igual que con tu vecino. Debes de descubrir e n la presencia de Dios la manera en que Dios te quiere usar a ti y alégrate en lo que el te use. No te compres nunca, se quien tienes que ser. Otros te pueden inspirar pero no hay dos iguales

HTTP://WWW.CASHLUNA.ORG



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *