El arcoiris


el arcoirisCada vez que vemos un arcoíris nos fijamos en los colores que nos muestra, de la misma manera  como cristianos al leer, Isaias.1: 18 “Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana” creemos que tenemos que hacer lo mismo que con el arcoíris fijarnos en los colores y entonces creemos que hay pecados de mayor escala y algunos que son un poco mas perdonables según nosotros, en realidad creo que el cambio de grana a nieve o de rojo a ser como blanca lana no nos quieren mostrar una escala sino el poder que tiene Dios para perdonarnos y transformar nuestras vidas sucias por el pecado en vidas limpias por medio del perdón de Dios.

He escuchado personas que cuando hacen alguna clase de llamado dicen: NO IMPORTA SI TU PECADO ES GRANDE O PEQUEÑO, pero en realidad olvidamos que pecado es PECADO, no existen grandes ni pequeños, viene a mi mente la escena en que la gente quería apedrear a la mujer sorprendida en adulterio, el señor Jesús no la condeno al contrario le perdonó los pecados con una frase que estoy seguro marco la vida de esta mujer: VETE Y NO PEQUES MAS, en realidad el señor es justo con nosotros, el que ha robado un millón o un quetzal para Dios están en la misma fila para recibir condenación pero también al momento de ser perdonados los pecados los dos reciben la misma dosis de perdón.

Cuando en realidad estamos enamorados y pasamos por algún disgusto como pareja tratamos de arreglarlo todo lo más pronto posible, de la misma manera el señor nos ama tanto que espera que nosotros vengamos pronto y estemos a cuentas con El, es doloroso saber que como humanos cuando vemos a alguna persona en pecado lo único que hacemos es juzgarla y condenarla y nos olvidamos que ese trabajo solo le corresponde a Dios, el cielo estará lleno de personas que quizás nosotros nunca pensamos que serian salvas, porque en realidad no son las personas que te agraden a ti las que se salvarán sino aquellas que hallen gracia delante de los ojos de Dios.

No podemos negar que como humanos hemos pecado no una sino varias veces, la palabra declara por cuanto todos pecaron están destituidos de la gloria de Dios, pero el señor  quiere perdonarnos y que estemos a cuentas con El, porque abogado tenemos para con el padre a Jesucristo el Justo que intercede por nosotros, es tiempo de vivir una vida diferente, confesando nuestros pecados y luchando cada día por parecernos más a Jesús.

Recordemos que el hecho que Dios no nos condene por nuestros pecados no nos da licencia para pecar por tradición, debemos de luchar cada dia contra la carne y la lograremos vencer cuando pasemos más tiempo en la presencia de Dios.

Sin comentarios.

Publique sus comentarios o comente

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verifica si no eres un robot *