Una historia para compartir

sergio gebelEsta extraordinaria Historia fue pubicada en el Facebook. del Pastor Sergio Gebel, hermano mayor de Dante Gebel. y cuenta la historia de su hermano que hace días fallecio. Espero que te sea de bendición y te puedas dar cuenta que no eres el unico que ha sufrido solo por tener Pasión para servir a Dios.

Quiero compartirles una historia acerca de mi hermano que falleció, porque me parece que puede servir a muchos que están pasando algo parecido.
Hoy decimos que estamos en los últimos tiempos y que por eso hay tantos falsos maestros y pastores, que hacen mercadería con la fe de muchos, pero esto ya había en los días de los Apóstoles y a lo largo de la historia de la Iglesia.

Esto sucedió hace 35 años atrás, yo había fundado una Iglesia que estaba en pleno crecimiento cuando Dios me llamó a la obra misionera, fui enviado como evangelista a una provincia para comenzar un trabajo, entregué la Iglesia que hasta ese momento atendía, y mi hermano que trabajaba junto a mi en esa obra, siendo un diacono, se hizo cargo de esa Iglesia, en poco tiempo duplicó la membresía y compraron la propiedad para construir un templo, (allí luego se construiría un templo de tres plantas), como era una congregación que crecía pujante y que contaba con recursos, humano, económico, y espiritual, despertó un alto interés en aquel nuestro “Pastor” por trasladar su Sede allí, (El pastoreaba en otro lugar que no crecía y de mucha pobreza).

Haciendo corta la historia; Para el quedarse allí tenía que sacar “del medio” a mi hermano que era muy querido por toda la congregación, con falsas acusaciones y una campaña de desprestigio prácticamente lo “expulsó” de la Iglesia y puso allí su “asiento”.

El templo estaba a mitad de su construcción, mi hermano dejó de congregar, nunca pudo superar aquella traición, en plena tormenta y ya casi caído de la fe, se consiguió un arma y montó guardia en la noche esperando a este “pastor” que regresara a su casa, me avisaron a mi lo que sucedía y fui a buscarlo, el me decía no le voy a matar, solo le voy a poner dos tiros en las rodillas y lo voy a dejar en muletas, me llevó casi dos horas para hacerle desistir de aquella idea, le dije cosas como “Dios es justo”, “No te arruines la vida”, “tienes esposa e hijos, no vale la pena”, “Dios no puede hacer justicia si te la tomas en tu mano”, “La ira del hombre no obra la justicia de Dios” Etc.Etc.

Le traje de regreso, desistió de esa idea, pasó la ira y llegó la calma, nunca lo superó y su matrimonio se destruyó, y jamás quiso regresar al evangelio.

El tiempo pasó, este “pastor” fue de fracaso en fracaso, sus Iglesias quedaron abandonadas (Incluida la mencionada), la gente emigró de sus congregaciones, se terminó separando de su mujer y está acompañado con una joven con casi mas de 30 años de diferencia de edad, pasaron 25 años y en las malas obras de este “pastor” estafó a una persona (no creyente) y este le pegó dos tiros en sus rodillas, después de varias operaciones camina con dificultad.

Pude decirle a mi hermano, “Dios es justo” y lo que querías hacer otro lo hizo.

La historia está muy condensada por motivo de espacio, ¿Por que decidí compartirla, por tanta gente herida y maltratada por los “mercaderes del evangelio” que no tienen misericordia, porque como dice la Escritura: “Son soberbios, ingratos, amadores de si mismo, impiadosos”, ¡Escapa de ellos lo más rápido que puedas!!, porque serán usados para destruirte, para “matar” como lo hizo en su tiempo Herodes el grande cuando decretó la matanza de todos los niños de Belén (Mateo 2:13-21).

Satanás procura matar “Al niño” en nosotros, es decir la inocencia de la fe sencilla, la confianza, el primer amor, la credulidad, todo lo que tenemos cuando nos convertimos, que es requisito para entrar en el reino de los cielos: “Y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos” (Mateo 18:3).
Herodes odiaba al niño Dios que había nacido y por eso mató a los niños de dos años para abajo, el no se metió con los adultos, o con los viejos.

Y está escrito en nuestras Biblias porque es una alegoría que representa a “los pequeños del Señor escandalizados”, que dijo Jesús: que aquel hombre por el cual alguno sea escandalizado “Mejor le hubiera sido no haber nacido” ” O que se ate en el cuello una piedra de molino y se tire a lo profundo de la mar” (Mateo 18:6-7)

No comments yet.

Please Post Your Comments & Reviews

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verifica si no eres un robot *