Clonación


clonacionDesde el 24 de febrero del año 2002 saltó a la luz pública el tema de la clonación, este asunto dejó con la boca abierta prácticamente a todo al mundo, ya que la comunidad científica anunció que finalmente el hombre se había convertido en “creador” (¡?); a partir de entonces, han ocurrido una serie de hechos alrededor de este tema, que en diciembre del mismo año culminaron con la “fantástica” noticia de que una empresa de nombre Clonaid había logrado clonar a un ser humano. y aunque esto último aún no está comprobado, la noticia causó un revuelo internacional entre propios y extraños.

Es así, que a través de los meses hemos leído, escuchado y visto mucho acerca de la clonación, y los diferentes tipos de esta, pero debido al desconocimiento de la mayoría, el tema se ha convertido en una confusión, y a la vez, en una inquietud debido a los “pros” y “contras” que este tema conlleva.

Los científicos y diversos medios de comunicación están tratando de “convencer” al mundo acerca de los beneficios de clonar seres humanos y hasta han dicho que es la respuesta[1] que el hombre ha necesitado para la vida eterna, así como la solución para curar muchas enfermedades o incluso, resucitar[2] al ser amado o en un futuro, a uno mismo.

Por lo anterior, es de sumo interés que como hijos de Dios abramos los ojos, y estemos informados de todo lo que pasa a nuestro alrededor y que atañe a la sociedad en general, pero sobre todo, que asumamos una postura bíblica, consciente y racional sobre el tema en cuestión y que seamos capaces de sostener una postura firme y correcta a la luz de la Biblia.

Para continuar, es necesario determinar que la Biblia, no es, ni será jamás un libro anticuado o pasado de moda[3], gloria sea dada a Dios porque que en ella podemos encontrar luz acerca del tema que queremos estudiar y porque que ella contiene los elementos necesarios para que todo verdadero hijo de Dios pueda tener un conocimiento perfecto[4].

¿Qué es la clonación? ¿cuáles son sus antecedentes? ¿en qué consiste? ¿cuántos tipos de clonación existen? ¿qué es la clonación reproductiva? ¿qué es la clonación terapéutica? ¿tiene alma un ser clónico? ¿cuál debe ser nuestra postura a la luz de la Biblia?, estas y otras interrogantes serán respondidas a través de esta conferencia.

Antes de entrar de lleno en el tema, primero es necesario entender que desde el principio de la creación del mundo, Dios ha establecido leyes sobre la naturaleza y que estas existen desde la creación del mundo:

1) Las leyes del clima: Génesis 8:22 “mientras la tierra permanezca, no cesarán la sementera y la siega, el frío y el calor, el verano y el invierno, y el día y la noche”.

Salmo 74:16 tuyo es el día, tuya también es la noche; tú estableciste la luna y el sol. 74:17 tú fijaste todos los términos de la tierra; el verano y el invierno tú los formaste”.

2) Las leyes del mar: Jeremías 5:22 “¿a mí no me temeréis? dice Jehová. ¿no os amedrentaréis ante mí, que puse arena por término al mar, por ordenación eterna la cual no quebrantará? se levantarán tempestades, mas no prevalecerán; bramarán sus ondas, mas no lo pasarán.”

Job 38:8 ¿quién encerró con puertas el mar, cuando se derramaba saliéndose de su seno, 38:9 cuando puse yo nubes por vestidura suya, y por su faja oscuridad, 38:10 y establecí sobre él mi decreto, le puse puertas y cerrojo, 38:11 y dije: hasta aquí llegarás, y no pasarás adelante, y ahí parará el orgullo de tus olas?

3) Las leyes de los cielos: Job 38:31 ¿podrás tú atar los lazos de las pléyades, o desatarás las ligaduras de orión? 38:32 ¿sacarás tú a su tiempo las constelaciones de los cielos, o guiarás a la osa mayor con sus hijos? 38:33 ¿supiste tú las ordenanzas de los cielos? ¿dispondrás tú de su potestad en la tierra? 38:34 ¿alzarás tú a las nubes tu voz, para que te cubra muchedumbre de aguas? 38:35 ¿enviarás tú los relámpagos, para que ellos vayan? ¿y te dirán ellos: henos aquí?

Jeremías 31:35 así ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, que parte el mar, y braman sus ondas; Jehová de los ejércitos es su nombre: 31:36 si faltaren estas leyes delante de mí, dice Jehová, también la descendencia de Israel faltará para no ser nación delante de mí eternamente. 31:37 así ha dicho Jehová: si los cielos arriba se pueden medir, y explorarse abajo los fundamentos de la tierra, también yo desecharé toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron, dice Jehová.

Job 38:25 ¿quién repartió conducto al turbión, y camino a los relámpagos y truenos, 38:26 haciendo llover sobre la tierra deshabitada, sobre el desierto, donde no hay hombre, 38:27 para saciar la tierra desierta e inculta, y para hacer brotar la tierna hierba? 38:28 ¿tiene la lluvia padre? ¿o quién engendró las gotas del rocío?

Pero sobre todas las cosas, estableció

4) Las leyes de la vida y la muerte: Eclesiastés 3:1 todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. 3:2 tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado.

Génesis 25:24 cuando se cumplieron sus días para dar a luz, he aquí había gemelos en su vientre.

Génesis 30:2 y Jacob se enojó contra Raquel, y dijo: ¿soy yo acaso Dios, que te impidió el fruto de tu vientre? 30:22 y se acordó Dios de Raquel, y la oyó Dios, y le concedió hijos.

Eclesiastés 8:8 no hay hombre que tenga potestad sobre el espíritu para retener el espíritu, ni potestad sobre el día de la muerte; y no valen armas en tal guerra, ni la impiedad librará al que la posee.

Eclesiastés 9:2 todo acontece de la misma manera a todos; un mismo suceso ocurre al justo y al impío; al bueno, al limpio y al no limpio; al que sacrifica, y al que no sacrifica; como al bueno, así al que peca; al que jura, como al que teme el juramento. 9:3 este mal hay entre todo lo que se hace debajo del sol, que un mismo suceso acontece a todos, y también que el corazón de los hijos de los hombres está lleno de mal y de insensatez en su corazón durante su vida; y después de esto se van a los muertos

Proverbios 30:15 la sanguijuela tiene dos hijas que dicen: ¡dame! ¡dame! tres cosas hay que nunca se sacian; aun la cuarta nunca dice: ¡basta! 30:16 el seol, la matriz estéril, la tierra que no se sacia de aguas, y el fuego que jamás dice: ¡basta!

Hebreos 9:27 y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio

Job 14:5 ciertamente sus días están determinados, y el número de sus meses está cerca de ti; le pusiste límites, de los cuales no pasará.

De acuerdo a la Biblia, todas estas leyes son inquebrantables: Eclesiastés 3:14 “he entendido que todo lo que Dios hace será perpetuo; sobre aquello no se añadirá, ni de ello se disminuirá; y lo hace Dios, para que delante de él teman los hombres.

Lamentablemente, el hombre en general y especialmente el hombre de ciencia, por supuesto que no todos, con el paso de los años a descubierto nuevas cosas que han puesto en su corazón el deseo de cambiar o de ir en contra de las leyes de Dios; una de ellas, es terminar con la ley de la muerte y pensar en la posibilidad de tener vida eterna por sus propios medios, lo que bajo estos preceptos a la luz de la escritura es imposible; además, desea convertirse en creador para entonces “crear” (¡?) una raza perfecta, estos son los propósitos de la clonación.

——————————————————————————–

[1] 1 Juan 5:12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.
[2] 2 Samuel 12:23 Mas ahora que ha muerto, ¿para qué he de ayunar? ¿Podré yo hacerle volver? Yo voy a él, mas él no volverá a mí
[3] Marcos 13:31 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Isaías 40:8 Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.
[4] 1 Corintios 2:13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual. 2:14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 2:15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie

http://estudios.iglesia.net

Sin comentarios.

Publique sus comentarios o comente

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verifica si no eres un robot *