Busco pareja


parejaEstoy a cargo del grupo de jóvenes de mi iglesia. He estado orando por mi pareja durante algún tiempo y no encuentro nadie que me llame la atención dentro de mi iglesia. Recientemente conocí a una chica en la universidad…no es cristiana, es cierto. Pero, ¿debo darme una oportunidad y conocerla mejor?

Respuesta:
Tu disyuntiva la veo repetida con cierta frecuencia ente los líderes de jóvenes de América Latina. Se trata de la lucha de tus convicciones y tus palabras contra tus anhelos y la realidad de lo que te pasa día a día.

Por un lado has aconsejado a muchos muchachos a no salir con chicos no creyentes, y tienes todas las recetas, los versículos y los sermones para aconsejarles que corten esa relación sentimental que no conviene… Y de pronto te encuentras solo, sin nadie que “te llame la atención”, que te desafié, que te de ganas de conocer. Así pueden pasar anos.

Te mantienes firme, y dejar pasar muchas “oportunidades” con gente no creyente. Cuando miras atrás no te arrepientes, porque sabes todos los sermones y el respaldo bíblico para saber esperar.

Pero no viene nadie, y en un momento de dialogo en la Universidad o el trabajo te sientes atraído por la inteligencia y la madurez de una persona que justo cabe en el molde de la que no te debes acercar. Y pronto esto se convierte en tu tormento secreto. Cada vez te gusta más, y aunque sabes que no te conviene, y que esa persona no tiene el mismo nivel espiritual que vos, ya has perdido la paz. Empiezas a fantasear, y a jugar con la idea, construyes una telenovela mental del idilio de “la filistea con el cristiano”, y lo mantienes como tu capricho secreto.
Solo que ahora empiezas a comparar esa chica con las muchachas de la iglesia y todas te parecen bobas y lelas en comparación con ella. “Que amplios horizontes, que conversación tan ágil, que razonamientos tan desafiantes!…”, dices, y ya ninguna de tus alumnas de la clase de jóvenes se puede medir con esta muchacha.

¿Te ha sucedido? Yo me he encontrado por años, esperando esa mujer que me sacuda, que este a mi nivel y con quien tenga conversaciones profundas. He pasado por lo que tu pasas. Ya tengo 34 años y entiendo bien esa soledad del liderazgo mezclada con la soledad sentimental.

Pero tu puedes escoger cuanto ser usado por Dios. Y también tienes las convicciones que has defendido y sabes defender bíblicamente. Que harás con ellas? Momentos como estos nos llegan para ver de que madera estamos hechos. Pablo le dijo a el joven pastor Timoteo que debía “…presentarse a Dios aprobado, como obrero que no tiene de que avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”. Le dijo que debía apartarse de discusiones inútiles y que todo el que sirve al Señor de apartarse de maldad.

Ahora dime: ¿Con qué autoridad vas a quedar si tu desoyes los consejos que tu mismo has dado? Si tienes en claro que un no-creyente no representa la voluntad de Dios para un creyente, ¿cómo vas a caer tu mismo en esa seducción? Pablo le continuo encaminando: Le dijo: “En una casa grande no hay solamente instrumentos de lujo, sino de uso común. La casa de Dios es similar. Los hijos de Dios van a ser usados en la medida en que sean obedientes y sean coherentes.

Si alguno se limpia de estas cosas será un instrumento de lujo para Dios. Que quieres ser? cuchara de plata o cuchara de palo? Conozco a jóvenes que quiero mucho, en quienes he invertido anos de consejos y trabajos. Pero ellos decidieron salir con no-creyentes y acabaron casándose con ellos.

Ahora Dios no los esta usando, así de simple. Si es que siguen asistiendo a la iglesia, los veo solos, sin sus parejas, Y los casos en los que veo un “feliz desenlace” son pura gracia de Dios, son por el interés del inconverso de buscar sinceramente a Dios.

Pero no por eso handejado de pagar el precio. Frecuentemente el cónyuge creyente tiene que hacerse cargo de su pareja, en lo espiritual, y pasan años hasta que están a “la misma altura”, como para servir a Dios juntos de alguna forma. Además se de muchos casos de desenlaces terribles, muchas heridas y arrepentimientos tardíos.

Entonces, tu escoges: Ser fiel a la verdad que predicas o perder la autoridad y la disponibilidad de Dios para usarte.

Sin comentarios.

Publique sus comentarios o comente

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verifica si no eres un robot *